desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

París

Apartamento funcional y de diseño

Este apartamento en París luce, tras la reforma ejecutada por la interiorista Tatiana Nicol, unos nuevos espacios cargados de funcionalidad, donde el color blanco y la falta de artificios actúan como catalizadores de elegancia y refinado frescor.

Mª Jesús Revilla 07/10/2015
Imprimir
Pantalla completa



Techos muy altos, grandes ventanales, viguería vista... Este apartamento, situado en Le Marais, presenta las clásicas notas que definen las casas decimonónicas de este bohemio barrio parisino, incluso cuando el piso se ha adaptado totalmente a un nuevo lenguaje, actual y fresco. La arquitecta de interiores Tatiana Nicol se enfrentó a un espacio desnudo, en cuyos 54 m2 debía crear una vivienda, de una habitación, que se adaptase perfectamente al estilo y vida de su dueño. La distribución se compuso en dos bandas paralelas, conectadas por una puerta corredera. Por un lado, un espacio abierto que acoge cocina, comedor y zona de estar. Por otro, la zona privada, con dormitorio y cuarto de baño.
La gran altura de los techos, de 3,40 metros, se aprovechó para diseñar, hasta el último milímetro disponible, soluciones de almacenaje. Estas se presentan sutiles, delicadamente integradas en la casa. Por ejemplo, el tabique divisorio entre salón y dormitorio es una librería, pintada en el mismo blanco tiza que las paredes, con las que consigue fundirse. También en el dormitorio, un frente de armarios, con discretas puertas sin tiradores, deja libre espacio para la cama y actúa como una hornacina a modo de cabecero.
Práctica. Así define la interiorista la decoración, para la que ha elegido una paleta cromática sencilla basada en el blanco, con toques de gris. También los muebles abogan por la comodidad para dejar que el espacio fluya, amplio y acogedor.  

FICHA TÉCNICA
Situación: París.
Proyecto de interiorismo: Tatiana Nicol.
Año de la reforma: 2014.
Superficie construida: 54 m2.
Actuación: Reforma de un apartamento en un edificio del s. XIX en la zona de Le Marais para adecuarlo a las necesidades de su nuevo propietario, un hombre soltero. 



Ver más articulos