NuevoEstilo

Madrid

Un antiguo piso lleno de estilo

Nos colamos en la casa del interiorista Miguel García de Valcárcel, donde nos recibe la más agradable brisa deco. Se trata de un antiguo piso madrileño con una luz radiante y una nueva imagen: fresca, natural, impecable... ¡y rebosante de estilo!

Nuevo Estilo 17/06/2014
Imprimir
Enviar
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Da gusto entrar en este antiguo piso madrileño a primera hora del día, cuando una luz inmensa se cuela por sus balcones y lo inunda todo, realzando su amplitud, su impecable decoración... Nos recibe su propietario, el joven interiorista Miguel García de Valcárcel. Su experiencia –trabaja en el estudio de Luis Puerta– y su aguzado instinto para la elegancia han marcado las pautas al diseñar y convertir una caja falta de alma en un envoltorio perfecto. «La casa –nos comenta– estaba completamente abandonada, ya que no se tocaba desde que se construyó en 1930. Eliminamos tabiques divisores y conseguimos abrirla a la fachada principal para ganar luz». Así, el actual salón-comedor, un generoso espacio fruto de la unión tres estancias continuas, mira directamente a la calle. Además, dos vanos sin puertas lo comunican directamente con el hall y también con la cocina, arrastrando así la luz natural unos metros más, hacia el interior de la casa. También de esta manera se amplió la zona social y los fogones entran a formar parte de las reuniones con amigos y familiares.

Otro de los grandes aciertos fue la idea de unificar  materiales para dar armonía a toda la planta. «Quería conservar la esencia del edificio y para ello compré un suelo de derribo –tarima de pino melis colocado en espiga– y en los techos pusimos molduras de inspiración clásica, que dan más relevancia a la altura», explica el autor. Asimismo, con el fin de conseguir un aire más joven y actual, se alisaron las paredes y se cuidó mucho el proyecto de iluminación, con focos por todo el perímetro y bañadores de suelo instalados en los nuevos rodapiés. Una luz muy acertada que enmarca el escenario y añade una nota teatral junto a las lámparas de mesa.

Una vez concluido el envoltorio, blanco y con retoques de época, Miguel García de Valcárcel optó por una decoración limpia, de corte clásico renovado y escogió una escueta lista de piezas que marcaran muy bien ese estilo. Muebles del s. XX sobre todo, butacas antiguas retapizadas con tejidos actuales y obras de arte contemporáneo protagonizan este proyecto junto a los grandes balcones. Sin duda, un impecable trabajo que cautiva de principio a fin.

IDEAS DEL INTERIORISTA
MIGUEL GARCÍA DE VALCÁRCEL (Tel.: 660 106 265)
Elementos clave. Crean una base de calidad que destila elegancia: el suelo de pino melis en espiguilla tratado con barniz al agua y veladura  blanca, los rodapiés de 40 cm de alto y las molduras del techo.
Y piezas joya. Los muebles son pocos, pero tienen un gran valor estético y marcan, junto con los cuadros y esculturas, un estilo ultraelegante. Sus tonos neutros ayudan a mantener la armonía visual.



Comentarios

Más Casas con estilo




Ver Todos