desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Mallorca, España

Un moderno adosado en Mallorca

En esta vivienda mallorquina, la arquitectura actual y el magnífico entorno marcaron las pautas para una decoración despejada y serena. El sello de carácter lo aportan las ideas, piezas y detalles de Mestre Paco.

Nuevo Estilo 17/08/2016
Imprimir
Pantalla completa



Las líneas bien definidas de este adosado frente al mar nos hablan de una belleza sencilla, de la calma que ofrece la desnudez espacial y de la importancia de la luz natural en el interior. Un planteamiento donde se reclamaba un proyecto de interioris-mo muy concreto, que no quebrantara la serenidad estructural de sus estancias. Para tal cometido, los propietarios contaron con la experiencia del equipo de Mestre Paco.

En esta reconocida tienda-taller de Pollença, además de diseñar piezas de propias y recuperar muebles antiguos que restauran o reinventan, son expertos en lograr atmósferas que respiran charme y singularidad. En esta casa, desde el primer momento, tuvieron muy claro que las estan- cias reclamaban un decorado senci- llo, de alma elegante. Reacios, como los dueños, a los espacios sobrecargados y siguiendo la pauta de ausencia ornamental presente en la arquitectura, optaron por un reducido número de muebles y por una gama cromática en consonancia.

Mobiliario de firmas actuales se codea con otras piezas realizadas por Mestre Paco en las que se fusionan tendencia con tradición artesanal. La madera clara y el esparto, la laca blanca y las tapicerías neutras... todos los acabados y detalles se unen para invitar a la calma en cada ambiente. En definitiva, un lenguaje muy discreto que no quiere competir con el esplendor de la luz natural y del paisaje que rodea a la casa, tanto en el área común –ya que salón, comedor y cocina se suceden sin tabiques en un mismo espacio– como en las habitaciones, donde el objetivo de la comodidad se alcanzó con nota.

IDEAS DEL PROYECTO: MESTRE PACO (www.mestrepaco.com)
- Base impoluta. Dejar intacto el fondo tal y como lo encontraron –techos, carpintería y suelos– ayudó a la idea de crear un estilo fresco. Los cuadros son los únicos elementos que rompen la homogeneidad.
- Caldear la atmósfera. Por eso añadieron un extra de confort eligiendo muebles y diseños de acabados naturales, como la madera sin barnizar o el esparto. La mesa de comedor y las alfombras endulzan el ambiente.
- La luz, bien graduada. Las enormes cristaleras de las zonas comunes han sido vestidas con estores de screen, que dejan pasar el máximo de luz ofreciendo privacidad al mismo tiempo y frenando la entrada de calor.



Ver más articulos