NuevoEstilo

Copenhague

Adosado de diseño con encanto

Acabados luminosos, decoración muy actual y una concepción práctica y funcional del espacio han puesto al día esta casa familiar construida hace más de un siglo a las afueras de Copenhague. El binomio blanco-negro y un interiorismo minucioso crean un feliz contraste con el ladrillo visto de la fachada, reuniendo lo mejor de dos mundos.

Carmen Gª Tardón 23/09/2014
Imprimir
Enviar
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Urbanitas absolutos, pero también padres de cuatro niños, Sofie y Frank Christensen Egelund amaban demasiado la ciudad como para mudarse a una zona residencial. Su dilema terminó cuando se enamoraron de este adosado situado en la parte este de Copenhague. Construido en el año 1898, forma parte de un enclave de 393 casas destinadas en aquel tiempo a los trabajadores de un astillero local. Hoy, acoge un hogar en el que sus propietarios llevan la funcionalidad en los genes: Sophie es nieta de Holger y Marie Nielsen, fundadores de la empresa Vipp y creadores, en 1939, de la papelera de pedal más famosa de Dinamarca. Hoy,  la hija y los nietos siguen su estela y han ampliado la firma a cocinas y complementos para el baño con el buen diseño como bandera.

Tras una completa reforma, que afectó a distribución e instalaciones, y en la que se eligieron revestimientos que, como los suelos, de parqué lacado en blanco brillo, potencian la luminosidad, se desarrolló un interiorismo meditado, fruto de una concienzuda búsqueda. «Era clave que las cosas de las que nos rodeamos tuvieran una historia. Hay un mix de objetos y recuerdos de familia reunidos durante años, como la vitrina del baño, de mi abuela, o el reloj de la cocina, que en su día estuvo colgado en la fábrica de mi abuelo», cuenta Sofie. Gana la calidad sobre la cantidad, y también los objetos con un punto de osadía o un toque de humor. El arte contemporáneo está, asimismo, muy presente, personalizando cada estancia.



Comentarios

Más Casas con estilo




Ver Todos