desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Barcelona, España

Una casa con mucho charme

Imprevisible, acogedora y sorprendente. Así es esta casa en Barcelona. Un escenario envidiable que, unido a una interesante mezcla de piezas vintage, da como resultado una fábrica de sensaciones que no deja indiferente.

Nuevo Estilo 03/02/2017
Imprimir
Pantalla completa



Se encuentra en Barcelona y tiene tanto charme como la ciudad donde se ubica. De arquitectura neoclásica, esta vivienda es toda una caja de sorpresas en su interior. Ni siquiera fue necesario realizar una reforma para habitarla, ya que su distribución era perfecta. La tarea fue sencilla: únicamente hizo falta una mano de pintura y, eso sí, la habilidad para colocar un buen conjunto de piezas que son preciados recuerdos familiares de la propietaria y un toque de buen gusto para combinarlo con elementos de una modernidad absoluta.

Haciendo gala de una variedad estilística sin límites, cada espacio tiene su sello propio y, como si de ambientes temáticos se tratara, la sensación que inunda cada estancia es distinta: exotismo y frescura ibicenca en la terraza, sobriedad clásica en el salón y espíritu vintage en el comedor, en la cocina, en el dormitorio o en la entrada. En cualquiera de ellas, la colección particular de muebles de la propietaria constituye la columna vertebral del proyecto, sin romper la armonía marcada por el mix de piezas de diferentes épocas y lugares. El resultado: se respira personalidad a raudales en todos los rincones.

Los textiles –elegidos con mimo por su capacidad de transformar ambientes– y un mobiliario en marrón y crema sobre un soberbio suelo de madera oscura mantienen la continuidad cromática. La eleción de tonos llamativos, en conjunción con la blancura de las paredes y la envidiable luz natural ha sido fundamental para lograr un plus de calidez, en un conseguido y hábil juego de equilibrio entre lo sobrio, lo vibrante y lo singular.

IDEAS DEL PROYECTO
- El rouge y sus tonos. La fuerza de este color sube la temperatura, ya sea en paredes, como en la terraza, o en puntuales inserciones en textiles y concretas piezas de mobiliario.
- Pasión por los detalles. En todas las mesas se han situado esculturas de animales, lamparitas, plantas en tamaño mini... Siempre hay algo nuevo que descubrir donde se posa la mirada.



Ver más articulos